Archivo de la categoría: Primeros pasos

USANDO LA ESTUFA

Sabes ya usar tu estufa?  Es a gas o eléctrica?

Pregunto, porque hay una gran diferencia entre ellas. Tal vez recién compraste un nuevo estilo, o te cambiaste de casa y ahora tienes estufa eléctrica, o te prestaron temporalmente una a gas muy sencillita, o tiene hornillas pequeñitas que calientan muy despacio.  No, no se trata de asustarte, pero debes saber que tan rápido calienta una hornilla o que tanto calienta la misma, porque aunque no te lo creas existen quemadores muy pequeños con exelente poder de calentamiento y a veces te topas con unos bastante grandes que sin embargo “no calientan casi nada”.  En las estufas eléctricas puedes también darte cuenta que los quemadores no se mantienen encendidos constantemente, o al menos esa es la apariencia que dan cuando los ves de repente empezar a bajar la tonalidad de rojo de la hornilla o repentinamente brillar más fuerte, esto se debe a que la estufa debe tratar de mantener una temperatura constante y no todas las estufas tienen buenos termostatos que mantienen esa estabilidad. Por lo tanto, todo ésto eventualmente puede significar una diferencia en como resulte la cocción de tu comida.

No hay reglas para esto, simplemente ve conociendo el “modo” de tu estufa. Tal vez te moleste que al principio se te queme algo o que no salga a tiempo porque el calor es muy débil. Solo la práctica te enseñará.  Pregúntamelo a mi, que en casa de mis hijos preparando unos sencillos pancakes “de caja”, de esa masa que compras en el supermercado, quemé no se cuantos.  Todo se debía a la estufa, es eléctrica y constantemente regula el calor, pero si la enciendes en moderado o fuerte los cambios son aún mas bruscos y me era imposible mantenerla estable, hasta que descubrí que si al encenderla la dejo en una temperatura bajita, el calor es estable, ideal para cocciones delicadas como para pancakes o huevos estrellados, por ejemplo. Al fin, luego de frustraciones y enojos logré preparar unos hermosos y delicioso pancakes como los que suelo preparar en mi estufa (la cual es a gas y mi vieja conocida).

Por regla general, cuando vayas a freír algo debes pre calentar el sartén o la olla que vayas a usar, esto es: dejar que el utencilio se caliente sobre la hornilla, antes de agregarle la grasa y después con ésta también ya caliente agregar el alimento. Si lo que harás es cocer algo, no necesitarás pre calentar.  Ya te iré contando cuando te comparta recetas.

UTENSILIOS de COCINA

Ahora mismo asumiré que posees una pequeña cocina y que cuentas con algunos aparatos eléctricos y ciertos objetos que ya te permitan trabajar. Entre éstos veamos si tienes:

  • Refrigeradora, no es indispensable, pero facilita miles el poder tener a la mano ingredientes que necesitan conservarse en frío y también alimentos ya preparados y bebidas.
  • Estufa, eléctrica o a gas, de una hornilla o de varias.  El horno puede esperar.
  • Horno de microondas.
  • 2 ollas de diferente tamaño, sartén grande, sartén pequeño (preferiblemente todos con tapadera), paletas de madera, cuchillos, tabla para picar (mejor si tienes más de una), pelador de verduras, espátula para voltear alimentos, abrelatas manual o eléctrico, paleta de hule o silicón (también conocida como miserable), un par de tazones grandes de cualquier material y un colador de cocina.
  • Licuadora.
  • Plancha o parrilla para asar y/o tostar sobre la hornilla.
  • Recipientes, de varios tamaños, plásticos o de vidrio, con tapa hermética, adecuados para guardar alimentos en el refrigerador
  • Bastante útiles: toallas o trapos de cocina para secar, agarradores de tela o guantes de cocina para asir recipientes calientes, toallas de papel (mayordomo) y bolsas plásticas con cierre especial, adecuadas para porcionar y guardar  alimentos en el congelador.
  • Primordial pero temporal: listado de los números de teléfono de los restaurantes de comida rápida con servicio a domicilio que más te gusten.

Bien! Cómo vamos? Igual te ríes porque tienes una super cocina con muchísimos artefactos eléctricos, además de mil y un accesorio interesante y moderno apto para cada una de las necesidades de un chef profesional.   No? Definitivamente no importa, ya te iré contando como puedes ingeniártelas con lo que tienes a la mano. Eso mismo hago yo: un sartén se convierte en improvisada tapadera, un tenedor es batidor, un cuchillo es tijera, no más tópate con una necesidad inmediata y tu mente volará ingeniándoselas para sacarte del apuro con novedosas ocurrencias. Hasta con los ingredientes sucede lo mismo, me encanta inventar nuevas y fáciles mezclas con lo que tengo en ese momento, sin preocuparme de más.